Applying God’s Word

by Jeff Tunnell

In developing the weekly cell lesson our objective is the application of God’s Word. Many cell churches, including ours, base the weekly lesson on the message given to the body at the most recent Celebration/service. I compare this to the reoccurring statement in Revelation, “He who has an ear, let him hear what the Spirit says to the churches.” Keeping the church in the common stream of the Holy Spirit’s direction provides a unity of spirit in the body of Christ.

Our goal is for this application to come within the reach of each member or guest at the cell meeting. The primary method is asking open questions that direct the heart, mind and spirit toward the week’s topic or theme. Because of this, thought and sincere effort must be given to constructing these questions. Also, providing more questions than can be used in one meeting allows the leader to select those that most closely minister to their members. Open questions are those that lead the responder to give additional personal information or insight. Closed questions are a dead end, having only one or two answers. Let me illustrate: “Who was your favorite teacher in elementary school?” This will receive a single name in answer, “Mrs. White.” Open question, “When remember your favorite elementary school teacher, what was it about them that made them your favorite?” This will receive not only a name, but the additional information that leads to insights from within the person’s heart!

Guided conversation among the members sets the stage for the Holy Spirit to bring us through the stages of information-revelation-transformation.

When a person receives advice from a friend in the cell, they can accept or reject it at once. My opinions are not strong enough to sway the heart and spirit of a man. When the Holy Spirit brings revelation into the heart and spirit of man, the power to change is also present. Application of God’s word is no longer a distant hope, it becomes a close reality.

Spend quality time on forming valuable questions for your leaders. What resources are you turning to for help in this area?

Jeff

Korean blog: http://cafe.naver.com/ncdcell/1340

Spanish blog:

Aplicando la Palabra de Dios

Por Jeff Tunnell

En el desarrollo de la lección semanal de la célula nuestro objetivo es la aplicación de la Palabra de Dios. Muchas iglesias celulares, incluyendo la nuestra, basan la lección semanal en el mensaje dado al cuerpo en la celebración más reciente/servicio. Yo comparo esto con la afirmación recurrente en el Apocalipsis: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.” Mantener a la iglesia en el torrente común de la dirección del Espíritu Santo ofrece una unidad de espíritu en el cuerpo de Cristo.

Nuestro objetivo es que esta aplicación pueda estar al alcance de cada miembro o invitado en la reunión de la célula. El método principal es hacer preguntas abiertas dirigidas al corazón, mente y espíritu acerca del tema de la semana. Debido a esto, el pensamiento y el esfuerzo sincero se debe de dar a la construcción de estas preguntas. Además, proporciona más preguntas que se pueden utilizar en una reunión y permite que el líder seleccione lo mejor al servir a sus miembros. Las preguntas abiertas son aquellas que conducen a los encuestados en dar información personal adicional o conocimiento. Las preguntas cerradas son un callejón sin salida, con sólo una o dos respuestas. Permítame ilustrar: “¿Quién era su profesor favorito en la escuela primaria?” Esto va a recibir un solo nombre en la respuesta, “la señora Blanca. “Pregunta abierta”

¿Cuándo recuerdas a tu maestro favorito de la escuela primaria?, que fue lo que lo hizo tu favorito” ¡Esto va a recibir no sólo un nombre, pero la información adicional que conduce a la visión desde dentro del corazón de la persona!

La conversación guiada entre los miembros establece el escenario para que el Espíritu Santo que nos llevará a través de las etapas de la revelación-información-transformación.

Cuando una persona recibe el consejo de un amigo en la célula, lo puede aceptar o rechazar a la vez. Mis opiniones no son lo suficientemente fuertes como para influir en el corazón y el espíritu de un hombre. Cuando el Espíritu Santo trae la revelación en el corazón y el espíritu del hombre, el poder de cambiar también está presente. La aplicación de la Palabra de Dios ya no es una lejana esperanza, se convierte en una realidad cercana.

Pasar tiempo de calidad en la formación de preguntas valiosas para sus líderes. ¿Qué recursos hay que recurrir a la ayuda en esta área?

Jeff

Previous articleIf I Became a Garden Slug
Next articleAllan Taylor: Evangelism is a Process
Joel Comiskey Group
JCG is a tax exempt, non-profit organization dedicated to helping complete the great commission in this century by providing resources and coaching to plant new cell churches and transition existing churches to cell-based ministry.